Smart city: el futuro hacia la accesibilidad | Qvadis®
10109
post-template-default,single,single-post,postid-10109,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.2.7,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0,qode-theme-ver-21.4,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
smart city - el futuro hacia la accesiblidad

Smart city: el futuro hacia la accesibilidad

Smartwatch, smartphone, smarttv, smart view, smartring o Smart city. Parece que si no eres Smart, no existes.

A casi todo se puede unir ya el concepto “Smart”, es decir, inteligente, relacionado con el uso de la tecnología y la recopilación de datos para mejorar la eficiencia, comodidad y autonomía de los usuarios.

¿Recuerdas una serie de finales de los años 60 protagonizada por el cómico inspector Maxwell Smart? Se llamaba “Superagente 86” (Get Smart en inglés) y su teléfono de última generación era un zapato, igualito que James Bond.

Dejando la ficción aparte, hoy queremos hablarte de otra realidad. La innovación para mejorar la accesibilidad de las ciudades, la calidad de vida de sus habitantes y promover la sostenibilidad. Es lo que hoy en día llaman #SmartCity.


¿Qué es una smart city?

¿Por qué crees que cada vez más ciudades, pequeñas y grandes, quieren obtener el calificativo de inteligente? El objetivo de las Smart cities es utilizar la tecnología para la gestión eficiente de servicios públicos como el alumbrado, la recogida de basuras, el aparcamiento, la contaminación o el riego de los parques y jardines.

Santander, la capital cántabra, con 172.000 habitantes, se ha convertido en uno de los símbolos de este movimiento Smart tal y como puedes comprobar en esta web (en inglés).

Al principio del post comentábamos que este tipo de soluciones tecnológicas mejoran la calidad de vida de los ciudadanos. ¿En qué aspecto? 

La teoría original es diseñar las urbes para adaptarlas a los requerimientos y necesidades de sus habitantes y visitantes, teniendo en cuenta su diversidad. 

Sí, nos referimos a hacerla accesible e inclusiva para todos los públicos y a todos los niveles (urbanísticos, administrativos, servicios, ocio, vivienda o movilidad.. entre muchos otros.). Es lo que llaman “Smart Human City”, una ciudad que asegure el bienestar global de toda la población, en especial a los que se encuentran en riesgo de exclusión.

Una ciudad inteligente e inclusiva se basa en los conceptos de accesibilidad universal, igualdad y flexibilidad.

Ventajas de ser una Smart city

Esta etiqueta está íntimamente relacionada con el conocido como Internet de las Cosas (Internet of Things) que favorece la gestión automática y eficiente de las infraestructuras y servicios urbanos y repercute en:

  • La reducción del gasto público
  • La mejora de la calidad de los servicios prestados, teniendo en cuenta la diversidad de la población y las necesidades especiales de cada colectivo, 
  • La mejora de la información a los ciudadanos (transporte, movilidad, colas en el médico, aparcamientos libres, tiempos de espera en la administración, etc.)
  • La mejora en la toma de decisiones.


Tecnologías de inclusión que promueven una ciudad inteligente

El gran desafío de las ciudades inteligentes es sacarles el máximo partido a las TIC para que su infraestructura y servicios públicos estén diseñados para todos los ciudadanos, teniendo en cuenta su diversidad.

¿Cómo hacerlo? Ofreciendo servicios más eficientes e interactivos y una atención adecuada y personalizada cumpliendo los parámetros de accesibilidad universal.

Es lo que la Fundación ONCE ha bautizado como Ciudad Inteligente Accesible A+ (Smart City A+), un espacio urbano que es capaz de escuchar y de comprender lo que está pasando en la ciudad.

¿En qué se basa un Smart City A+? Para conseguir esta valoración, los servicios que proporcionen las ciudades deben ser:

  • Simples e intuitivos de usar 
  • Con información perceptible y tolerante al error
  • Requerir bajo esfuerzo físico 
  • Con suficiente espacio de aproximación.

Proyectos sociales para la accesibilidad

Hace unos años la Fundación ONCE creó la aceleradora espacIAcon el objetivo de impulsar proyectos sociales destinada a las personas mayores o con diversidad funcional, y que permitieran alcanzar la soñada Smart Human City.

Algunas de estas iniciativas giran alrededor de la ayuda a la movilidad en transporte público, localización de plazas de aparcamiento accesibles o de orientación en entornos urbanos.

En esa misma línea de mejorar la accesibilidad de las personas a las viviendas y oficinas, hace poco más de un año lanzamos el telefonillo inteligente Qvadis® One que te permite acceder y dar acceso al portal de tu casa o negocio a través del móvil, controlar las luces y enchufes de casa y muchas otras cosas.

¿Aún no nos conoces?

Para que te hagas una idea de las ventajas de nuestro dispositivo, y si te interesa, puedas contactarnos en este enlace, te diremos que:

  • Es un telefonillo inclusivo pensado para todos
  • Olvídate de las llaves y atiende a tus visitas y envíos, aunque no estés en casa
  • Simula la presencia en el hogar haciéndolo más seguro
  • Te permite comunicarte con tu familia como si fuera un teléfono VOIP.
  • Fácil de instalar y compatible con porteros automáticos convencionales (4+N)

smart city - telefonillo inteligente qvadis one

La sociedad apuesta por la accesibilidad a través de la tecnología Smart City y nosotros te la llevamos a casa con el telefonillo inteligente.

No hay comentarios

Publica un comentario