control de asistencia archivos - Qvadis
-1
archive,tag,tag-control-de-asistencia,tag-248,theme-bridge,bridge-core-2.2.7,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0,qode-theme-ver-21.4,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Si hiciésemos una recopilación de todos los sistemas de control de accesos que, básicamente aparecieron con la revolución industrial, nos encontraríamos con una bonita galería de tecnología vintage. 

En esta colección de imágenes encontraríamos, por ejemplo, una máquina con un reloj que era la encargada de grabar en tarjetas de cartón la entrada y salida de los trabajadores, cuando estos introducían esta ficha tanto al llegar como al marcharse del centro de trabajo. 

Imagina por un momento lo que debía suponer hacerse cargo de recopilar todos aquellos trozos de cartón para ser revisados uno por uno y así obtener los datos registrados. Y ahora visualiza al encargado de esa tarea en una gran planta de producción, donde los empleados podían ser centenares: cientos de trocitos de cartón para revisar. 

Con imágenes como esta en nuestra memoria asimilamos los sistemas de control de acceso sobre todo al mundo laboral, donde el registro de horarios de los trabajadores se implantó para supervisar y controlar la presencia y productividad del empleado en su lugar de trabajo. 

Pero durante años hemos convivido a diario con más tipos de sistemas de control de accesos: los tornos para acceder al metro, las maquinitas donde registrar nuestro viaje en el autobús urbano, la supervisión de nuestra entrada de un concierto o de nuestro carné de socio al entrar en el estadio de nuestro equipo de fútbol…

Con el paso del tiempo y la implementación de las nuevas tecnologías, estos sistemas de acceso han ido evolucionando. Las máquinas automatizadas para el fichaje en el caso de los centros de trabajo y métodos como la introducción de un código mediante un teclado o la lectura de una tarjeta por aproximación, cada vez se nos han hecho más familiares a la hora de acceder a ciertos espacios o servicios.

Cambios en la sociedad: La tecnología al rescate

En los últimos años, y casi de manera simultánea, diferentes circunstancias han propiciado la adopción de nuevos sistemas de control de accesos. Por una parte, para mejorarlos si ya existían, y por otra para aportar soluciones a necesidades de supervisión de aforos, registros de presencia o productividad, etc.

Desde el pasado mes de mayo del 2019 el Real Decreto-ley 8/2019 impuso a las empresas la obligación de implantar un sistema de cómputo de la jornada laboral efectiva de los trabajadores. Esta normativa aceleró la implementación de sistemas de control de accesos (con registro de hora de entrada y de salida) sobre todo en medianas y pequeñas empresas que, por su tamaño y características, carecían de ello. 

La ley no especifica que dichos sistemas tengan que ser tecnológicos (podría ser un registro manual), pero la recogida y la gestión de los datos y la comodidad y ahorro de tiempo, han apremiado a que los empresarios se apoyen en la tecnología para este fin.

Además, la pandemia mundial de Covid-19 ha supuesto una revolución en cuanto a parámetros a regular para reducir contagios: el control de los aforos, de la asistencia, incluso la toma de temperatura corporal se tuvo que implementar casi de golpe con la misión de frenar la transmisión del virus en espacios cerrados. Una vez más la tecnología ha aportado soluciones a esta necesidad repentina de preservar la seguridad de las personas.

Qvadis® One: Nuevas tecnologías para el control de accesos 

Las nuevas tecnologías nos ayudan a adaptar y mejorar nuestras rutinas mediante funcionalidades cada vez más eficaces, sencillas y cómodas. Eso nos suena genial a todos porque entendemos que el mundo tecnológico tiene la misión de hacernos la vida más fácil. 

Sin embargo, en ocasiones vemos complicado enfrentarnos a nuevas formas de hacer las cosas, sobre todo cuando se trata de procesos en los que están involucrados dispositivos y aplicaciones desconocidas y novedosas para nosotros.

Ahora piensa por un momento que puedes adaptar el sistema de control de acceso a tu empresa o tu negocio de forma simple y práctica: Solamente por medio de un telefonillo y tu smartphone. Ni más ni menos. 

Qvadis® One te trae la tecnología para que:

Y por supuesto para que no tengas que hacer copias de llaves, evitando pérdidas o robos de estas, garantizando la seguridad de tus trabajadores y, por supuesto, la de tus bienes.¿Quieres saber más? Estamos deseando contarte lo que el telefonillo inteligente Qvadis® One te ofrece para optimizar tu negocio, pero también para mejorar la seguridad y el confort en tu casa. Contacta con nosotros y te informaremos de las ventajas de la tecnología sencilla y accesible que tienes a tu alcance. Ah…y algo que seguro te va a encantar: ¡Su instalación no requiere de obras ni acuerdos en la comunidad!

¿Qué es el sistema de presencia biométrico? Es una tecnología que autoriza o niega el acceso de una persona a un espacio a partir del reconocimiento de una de sus características físicas, ya sea el dactilar, la firma, ocular (iris y retina), voz o el rostro completo (imagen facial), siendo la huella la más utilizada, por su exactitud y fácil aplicación.

Desde el 12 de marzo de 2019 la Ley obliga a todas las empresas a llevar un control exhaustivo, detallado y diario del horario laboral y asistencia de los empleados y colaboradores en su puesto de trabajo.

Los avances tecnológicos han permitido la coexistencia de una variada oferta de dispositivos para llevar un control de esas entradas y salidas, aunque la biometría ha sido uno de los más populares, ya que asegura la identidad y autenticidad de quién lo marca.

¿Qué ventajas tiene?

Para valorar el éxito y popularidad del sistema biométrico hay que tener en cuenta una serie de ventajas que ofrece en cuanto a:

  • Ahorro en costes: no requiere apenas mantenimiento ni personal para su funcionamiento, excepto cuando hay que dar de alta un nuevo registro.

  • Facilita el acceso a los empleados porque solo deben utilizar una parte de su cuerpo, sin recordar accesos o llevar acreditaciones.

  • Combinado con un software permite al Departamento de Recursos Humanos la recopilación de valiosa información sobre la jornada laboral: asistencia, horas extras, retrasos y poder medir el desempeño de cada empleado o alumno. 

  • Impedir el acceso a los usuarios no registrados, actuando como una eficaz medida de seguridad

  • Al tener en cuenta nuestros rasgos personales únicos se asegura su autenticidad y dificulta en gran medida la suplantación de identidad. 

  • No hay riesgo de pérdida de tarjetas o duplicado de llaves.

Control de asistencia biométrico en centros de formación

¿Ha llegado este sistema de control también a los centros de formación? Sabemos que desde hace dos años se están aprobando normativas para obligar a algunos sectores y colectivos a controlar la asistencia de sus alumnos de forma biométrica. 

Uno de estos casos son las más de 4.300 autoescuelas de toda España, especialmente las autorizadas a impartir la formación para la obtención o la renovación de la Certificación de Aptitud Profesional (CAP) para los conductores de camiones y autocares, tanto en la parte de formación impartida en aula como a bordo de un vehículo

¿Cómo lo hacen? Muy sencillo, los alumnos “fichan” diariamente al empezar y acabar el curso a través de un lector biométrico de huella dactilar que se coloca en una mesa o en el mostrador, ya que apenas ocupa el espacio de un ratón de ordenador. Una vez finalizada la jornada, desde la autoescuela se envían los datos a la Dirección General de Transporte Terrestre, que lleva el control de asistencia diario. 

Y de repente llegó el Covid

2020 pasará a la historia, y a nuestro recuerdo, por el virus Covid-19, sus letales consecuencias y el establecimiento de nuevas rutinas sanitarias y de higiene para impedir los brotes y contagios.

Una de estas nuevas medidas fue la prohibición de usar el lector de huella digital para el registro de la jornada laboral o control de asistencia biométrica. 

Ante esta nueva situación, las empresas, y los centros de formación, han tenido que buscar sistemas alternativos a la biometría y sin contacto entre los que encontramos:

  • Apps de fichaje que permiten realizar el control de actividad en cualquier lugar a través del móvil, ya sea de forma presencial o teletrabajando.

  • Software de registro horario a través de cualquier dispositivo electrónico que tenga acceso a un navegador.

  • El escaneo de códigos QR también da la posibilidad de registrar la jornada sin necesidad de que el empleado deba quitarse la mascarilla ni usar la huella dactilar, ya que solo necesita la cámara de su móvil para “fichar”.

control de asistencia con codigo qr
  • Las etiquetas NFC pueden ser colocadas en los accesos a la sede de la empresa o el domicilio personal y solo con acercar el móvil a la etiqueta se registra tanto el principio como el final de la jornada laboral.

  • El tradicional sistema manual de hoja de asistencia y la firma con bolígrafo.

  • Control mediante tarjeta: registran el acceso y salida mediante una tarjeta, ya sea a través de una banda magnética, código de barras o chip, entre otros. 

El sistema de fichaje ClockIn de Qvadis

Ya que estamos hablando de métodos alternativos a los sistemas biométricos que existen en el mercado, nos gustaría presentarte, si aún no lo conoces, el sistema ClockIn de Qvadis que permite grabar los datos de entrada y salida de todos los trabajadores sin necesidad de que estos toquen ningún aparato, tarjeta u hoja, es decir con total seguridad y cumpliendo los protocolos legales y sanitarios. 

como fichar con Qvadis One

¿Cómo funciona? La empresa o centro de formación interesado en este sistema contactless deberá adquirir el telefonillo Qvadis® One y ponerlo en la entrada de la empresa, oficina o centro de trabajo. De este modo, cada trabajador o alumno, a través de su teléfono móvil, podría realizar el registro de entrada y salida a su jornada laboral o lectiva.

Cómo lo hacen ahora las autoescuelas?

Para prevenir futuros contagios estos centros de formación han tenido que sustituir el control biométrico a través de la huella digital por el de reconocimiento fácil o combinar ambos sistemas (Huella + Facial) dependiendo de las necesidades del centro.

Desde aquí aprovechamos para animar a estos centros a probar nuestro sistema ClockIn, no solo para hacer este seguimiento y control, sino para dar acceso a las instalaciones a través del móvil y sin tener que destinar a ningún empleado a esa tarea.